Posteado por: karateDOminicano | 18 de febrero de 2010

David Dubó: Vencedor a tiempo completo

El karateca chileno ostenta actualmente el título de campeón mundial en su categoría. Este año deberá defender su título, así que, junto a su sensei y su equipo técnico, se someterá a un arduo proceso que culminará en noviembre próximo, cuando demuestre que sigue siendo el mejor. Aquí nos cuenta su historia.

Martes 16 de Febrero de 2010
Ángela Tapia.
Fotos, Andrea Robles.

“Gordito pata corta”, con “corte pelela” y tartamudo. Así describe su infancia el karateca David Dubó, a quien, a sus 24 años, y luego de ganar en la categoría de 75 kilos y convertirse en el campeón del mundo en el mismísimo Japón, poco le importa ya que sus compañeros hayan sido crueles en más de una mañana escolar.

El deportista, seleccionado nacional de la Federación Chilena de Karate, famoso por su eterna pelada -la que hoy se ha vuelto a poblar de cabello por que se cansó del mismo look por 5 años- tiene su mente en temas más deportistas, como todos los torneos que deberá enfrentar este 2010, incluyendo el próximo mundial de su disciplina a fines de año, en Serbia, donde deberá defender su título.

Ecuador, Alemania, Dinamarca y Colombia -con los ODESUR, los Juegos Sudamericanos de Medellín, que parten este 19 de marzo-, son algunas de las actividades que lo mantendrán alejado de sus estudios de Técnico Superior en Actividad Física y Recreación, en la Universidad de Las Américas, donde está becado.

“Ya, ser campeón del mundo es difícilísimo, pero mantenerse es ser el foco de atención de mucha gente”.

Fue un 16 de noviembre que Dubó alcanzó su meta. Pero ya se la había propuesto antes, cuando le decía a la prensa que si no salía campeón mundial hoy, lo sería mañana o pasado. Y, picado, como se define, así lo hizo.

“Yo creo mucho en el poder de la mente, en llamar las cosas positivas y tratar de rechazar las negativas, y cada vez que trotaba en las canchas de tierra (del CAR, Centro de Alto Rendimiento), me imaginaba en una final del mundo, estadio lleno, luces apagadas, dos seguidores; yo en un lado y el competidor en el otro, miraba para atrás y veía a toda mi familia como ángeles blancos, y era tanta la realidad que yo le daba a esa imagen, que trotaba llorando de emoción. Y así fue, tal cual me lo había imaginado”.

El recinto japonés vibraba con la barra que aplaudía y cantaba el nombre del país, animando al, entonces, karateca calvo. De pronto, las luces se apagaron y en su lugar aparecieron, brillantes, unos kanji sobre las palabras “Final Match”. Había llegado el momento.

“Tenía que estar con cero emoción, sentirlo todo por dentro, como con una válvula, y que todo saliera justo en el momento en que tenía que hacerlo. Comenzó el combate y se me complicó más de lo necesario. El tipo (el turco Muslum Basturk) estaba muy receptivo. Parece que había visto mis peleas, que yo era de ataque de mucha ráfaga, de 0 a 100. Yo le mantenía la presión y como vi que él no quería atacarme, sino que quería anticiparme, dije: ‘bueno, si me quieres pegar, pégame, pero en la cara, que es falta (y punto a favor’). Entonces, me acerqué muy fuerte, con las manos cubriéndome el pecho, cosa que me pegara en el rostro. Si me quebraba la nariz, me importaba un bledo, me sobaba después con la medalla. Daba lo mismo, kamikaze, y así fue”.

Gracias a esta técnica, David logró confundir al turco. Para el minuto de alargue que el árbitro estableció, la tensión fue mayor: el primero que lograba un punto, ganaba.

“Me fui encima con las manos en el pecho para que me volviera a pegar en la cara, y ¡pum!, cayó redondito; punto en contra para él, punto para Chile y fui campeón mundial”.

Dubó mantuvo la calma, preocupándose de su respiración para no emocionarse. Aún faltaba saludar a su competidor y al árbitro, pero los vítores de los chilenos, japoneses y españoles -con los que el chileno entrena el estilo Gensei Ryu junto a Lino Gómez, el encargado del equipo nacional ibérico- no dejaban de retumbar en su cabeza. Apenas terminó con el protocolo karateca, dio rienda suelta a su alegría con un inmenso grito que sólo acabó cuando abrazó a su fiel entrenador, sensei Álvaro Rivera.

“No te imaginas lo que es cantar la cancón nacional con la mano en el pecho, en Japón. Es como para un esgrimista cantarla en Francia”.
Historial
Para ver entrevistas anteriores, linkea Vicio privado, arriba de esta página.

-¿Dónde está esa medalla ahora?
“Colgada junto a todas las otras. En mi casa tengo un atril con dos katanas, un sable y todas las medallas. No es un altar al ego, sino a los recuerdos. Esas medallas están para colgarlas en la pared no más, porque yo fui campeón mundial un día, el 16 de noviembre del 2008, pero el resto de los días del año, soy el deportista que entrena para volver a ser campeón mundial”.

-¿Cómo manejas la presión?
“Yo no siento más o menos presión a la hora de competir, después de ser campeón mundial. La presión que tengo es la de ganar, porque sé que puedo hacerlo. Y si no, es porque algo estoy haciendo mal. Por eso trato siempre de mantenerme a nivel y eso es un trabajo de 24 a 7: veinticuatro horas al día, los siete días a la semana. Eso es lo complicado, el ser el campeón mundial las 24 horas del día”.

Cuando niño, David era un hiperquinético. Por eso, su cuñado recomendó a la familia buscarle alguna actividad que le dejara gastar el desborde de energía que a los seis años lo invadía. Ya le gustaban las Tortugas Ninja (su favorita, Donatello), los Power Ranger y cualquier tipo de dibujo animado que mostrara peleas y saltos. El karate pareció una buena opción, a pesar de ser, en ese entonces, el gordito-pata corta con corte “Principito”.

“Además, era medio tartamudo, las tenía todas. Mis compañeros eran re pesados conmigo. A parte que era el regalón de los profes”.

-¿Y eras el mateo del curso?
“No sé si mateo, pero re empeñoso. Llegaba tempranito con los zapatitos lustrados. A parte, soy el menor de cuatro hermanos, así que siempre he sido el más regalón y me asumo así. Si con mi polola (Catalina Venegas, karateca, seleccionada nacional y medallista sudamericana) soy regalonísimo. Me ve entrenando o peleando y, claro, ahí tengo cara de perro, pero a la hora del área corta, por así decirlo, soy re regalón, acurrucado viendo tele. Soy poco de fiestas. Para mí, los fines de semana son para descansar, ir a ver a mi familia, a veces fugazmente para dejar o buscar algo o darles un beso. Soy súper de piel, de abrazo, de apretarse”.

-¿Por qué decidiste ser pelado?
“Cuando chico me justaban tanto los monitos de acción, que hasta me teñí el pelo rubio como los de ‘Dragon Ball Z’, tonteras de cabro chico. Pero luego caché que no era lo óptimo y además, lo tenía todo oxidado, así que me lo pelé, y ahí salí primer campeón panamericano juvenil que tuvo Chile”.

-¿Y se transformó en cábala?
“Claro, parece que así estaba más aerodinámico. Y, de hecho, los árbitros ya me conocen como ‘el calvo’”.

-¿Alguna vez te peleaste a golpes en el colegio?
“Con un compañero de otro curso. Yo iba en segundo medio y él en cuarto. Era un rugbista, un tremendo ropero. Y yo no quería, pero era tanto el agobio que dije que ya. Yo me pongo muy nervioso, me es muy incómodo pelear en la calle, porque no sabes qué tanto daño le puedes hacer al otro o si no lo haces bien, puede que te hagan algo a ti. Así que tienes que entrar a asegurarte.
“Le pegué dos coscachos, se fue al piso, se pegó en la nuca con el suelo y no pudo dormir como en dos días por el tec cerrado. Después, al cabo de un par de meses, nos hicimos amigos. Fuera de eso, en la calle, nada”.

-Has dicho que no eras bueno en esto. ¿Falsa modestia?
“Jamás me he considerado alguien con talento, sino que con ganas de querer hacer cosas, empeñoso, de esfuerzo, Cuando alguien es talentoso en categorías de menor edad, trasciende, porque no hay mucho tiempo de trabajo. Pero cuando ya te enfrentas con gente que viene diez años entrenando, ese tiempo pesa más, y el talento pasa a ser el 10% del resultado. Yo traté de incrementar ese 90% desde chiquitito”.

-Pero cuando chico no te tomabas muy en serio esto.
“Sí, así fue hasta los 15 años, porque hacía, además fútbol, básquetbol, gimnasia, cheerleader… Era bien polideportivo y me gustaba, porque de ser el gordito pata corta, pasé a ser el empeñoso y el talentoso, por esto del karate, que te fomenta mucho las cualidades y aptitudes físicas”.

Llegado el momento, su padre le pidió que se decidiera por una actividad para especializarse más en ella. “Y claramente, todo lo que yo hacía, tenía que ver con el karate. Y desde ese día, voy tupido y parejo”, cuenta.

“Después llegué a manos de sensei Álvaro. No les gustaba que entrenáramos juntos en la escuela donde estábamos, eran celosos. Así que nos cambiamos de organización. La gente no entendía que había un chico que quería buscar más oportunidades. Pero encontré a un profesor igual de loco que yo. Loco, porque nadie comprende que un preparador físico salga de su casa (Talca) y se venga a vivir al hotel del CAR. Él confió en mí y en el proyecto. Él es el arquitecto de todo esto y yo el obrero”.

-¿Qué cambió en tu vida cuando te dedicaste 100% al karate?
“Me enfoqué en tratar de ser una persona más armónica, de hacer lo que enseño -yo hago clases desde el 2004 en el Polideportivo de Ñuñoa-, ser consecuente, hacer, decir y pensar de una sola forma, algo que hoy en día parece que es muy difícil para la gente. Sobre todo en un medio competitivo donde no todo el mundo juega limpio”.

-¿Qué es lo que más te preocupas de inculcar a tus alumnos?
“Que el karate sirve para todo, para la vida. Por así decirlo, uno puede llegar a estar capacitado para reaccionar de la mejor forma en cada situación, sea ventajosa o no. Si uno está con los pies en la tierra y con la vista al frente, uno puede estar más atento. Yo no estoy adormecido, estoy consciente. Sensei Álvaro me ha enseñado mucho de eso”.

-¿Te gustaba la película “Karate Kid” cuando chico?
“Me daba risa porque era la única de karate que mostraba karate, aunque un poquito. Todo lo demás es ‘Gringolandia’”.

-¿Sensei Álvaro es tu señor Miyagi?
“Sí, porque además es bajito y es medio peladito (ríe). A él no le gustan mucho los sobrenombres, porque trata a la gente con mucho respeto. Pero sí, el vendría siendo mi señor Miyagi y yo, en vez de Daniel san, un David san”.

-¿Cuál es tu vicio privado?
”Soy muy tuerca, me gustan mucho los autos, mucho. De hecho, he tenido varios. Partí con un escarabajo que lo renové completo, pasé a un Gol, después a un Yaris, después a un Peugeot 207 descapotable, un Impreza y ahora estoy viendo otro. Así he estado desde el 2007 y siempre digo ‘ya, aquí paro’”.

-¿Pero los quiere probar todos?
“¡Sí! Me gusta la velocidad, darme mis lujos, hacerme cariño”.

-¿Cuál es el auto con el que te quedarías si pudieras elegir cualquiera?
“Obviando pagar patente y los hoyos de la calle, si tuviera los recursos, creo que un Lamborghini Diablo. Eso sí, seguiría siendo la misma persona”.

-Pero más feliz.
“Con un capricho cumplido, sí. Andaría más chocho, moviendo la colita todo el rato, pero no andaría más prepotente”.

Fuente: http://www.emol.com / http://www.karatedonews.com

About these ads

Responses

  1. ossss,atodos los seguidores de este espacio,soy el sensei enrique sufront del km 25 de la auto pista duarte,pedro brand y quiero informarle que ayer tuve la dicha de conversar con unos de los grandes del karate do en la republica dominicana y de japon ,son nadamas y nada menos que el soke iwao maximo representante de renshinkan y el sensei Alcibíades Peña Escalante .
    son excelentes personas y con mucha vision de karate .
    el karate en manos de personas como estas no se pierden.
    osssss. SENSEI ENRIQUE SUFRONT.

  2. Gracias por tu comentario hermano Enrique, ciertamente fue una excelente experiencia compartir con todos ustedes y de manera muy especial con una persona de la talla del Soke Iwao Tamotsu, es un extraordinario ser humano y de un exqusito trato para con los demás.

    Agradecemos al Sensei Brito, el gesto de invitarnos a compartir la mesa con el Soke Tamortsu y los demás invitados a la actividad de la Renshinkan en el día de ayer.. Oss!!

  3. MUCHAS GRACIAS POR SU APOYO Y RECONOCOMIENTO, ES GRATO VER QUE COMPAÑEROS CENTROAMERICANOS ESTEN AL TANTO DE UN DEPORTISTA MAS ENTRE TODOS LOS BUENOS EXPONENTES QUE TIENE EL CONTINENTE, LES MANDO UN ABRAZO GIGANTESCO A TODA LA FAMILIA DEL KARATE DOMINICANO Y LES PROMETO QUE SEGUIRE DANDO MI MEJOR ESFUERZO PARA SEGUIR TRALLENDO ORGULLO Y BUENOS RESULTADOS A LATINOAMERICA Y EL CARIBE, DESDE COLOMBIA ME DESPIDO, GRACIAS DE NUEVO Y QUE DIOS LES BENDIGA SIEMPRE…

    • Gracias David, es grato saber que has leido este articulo que publicamos para honrar tus triunfos y tu hermosa carrera como un gran deportista de nuestro continente.

      Supiste dar la cara por todos nosotros, cuando obtuviste esa medalla de oro que te convirtió en campeón del MUNDO.. hemos seguido tu carrera porque eres un digno representante del karate latinoamericano y te mereces este espacio y más..

      GRACIAS CAMPEÓN por visitar karateDOminicano, es un gran honor para nosotros ver que has dejado plasmado tu mensaje en nuestra página que es la página de todo karateca de nuestro continente. Un fuerte abrazo hermano en nombre de nuestro pueblo y de todos los seguidores de la página karateDOminicano.. Oss!!

  4. [...] Hoy, mientras entrenábamos, hemos visto unos vídeos de sesiones de entrenamiento de David Dubó donde realizaba (con facilidad pasmosa) una serie de ejercicios que a mi me harían sacar los [...]

  5. wena eri mi primo yo tambien soy dubó y me llamo rodrigo dubó jajajajajjajajajaj mortal me puedes llevar a una de tus peleas de karate

  6. TRAYENDO ES ASÍ SR. DUBÓ CON “Y”, NO “TRALLENDO”, SI SABE DE KARATE(AL MENOS DEPORTIVO) APRENDA TAMBIEN UN POCO DE GRAMATICA, NO SE JACTE TANTO DE SU TITULO DE CAMPEON MUNDIAL, NO VAYA A SER QUE SE ENCUENTRE CON UN VERDADERO CAMPEON DE KARATE DE CONTACTO Y NO WKF Y NO PUEDA HACER NADA CON SUS KIZAMIS A LA CARA Y MAWASHI A LA ESPALDA, EL KARATE ES MUCHO MAS QUE UN DEPORTE JOVEN, ES UN ARTE MARCIAL Y UN ESTILO DE VIDA

    • Muy cierto eso de que el karate es mucho más que un deporte, pero usted con su acción parece ignorar ese importante aspecto y por un simple detalle gramatical arremete contra éste talentoso atleta.

      Usted hace unas comparaciones ofensivas al denigrar las caracteristicas deportivas con la cual la WKF administra nuestro deporte y eso no me parece bien, recuerde que ser humilde es la principal virtud de todo aquel que se considere un verdadero practicante de arte marcial.

      Le agradezco el que visite nuestro espacio, pero al dejarnos sus comentarios, desearíamos que fuesen con otro mejor espíritu.

      En el camino del Budo.. Ossu!!


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 4.592 seguidores

%d personas les gusta esto: